Preparado por el colaborador José Abad (El Fleta) del Torrijano

FIESTAS DE ANTAÑO

    En este artículo quiero mostrar a la gente como han evolucionado las fiestas del pueblo.

Para tomar una referencia me centraré en los programas de fiestas de los años 1967 y 1968, pero antes de estos años las fiestas las organizaba el pueblo. Consistía principalmente en bailes populares y regionales, y las famosas cucañas, que consistían en romper ollas de barro con los ojos tapados en las que se habían introducido: agua, harina, monedas, etc. También se ponía un poste en medio de la plaza el cual se enjabonaba para hacerlo resbaladizo y en su cumbre se ataba un pollo. Aquel mozo que conseguía cogerlo se lo quedaba.

 

 

Ahora nos centramos ya en los programas de fiestas antes mencionados.

Las fiestas las organizaba la “Peña San Lorenzo” formada mayoritariamente por veraneantes.

Comenzaban el día 8 de Agosto con una visita a las escuelas municipales y reparto de premios a los niños. Las cuales aún estaban divididas entre chicos y chicas, situadas frente a la fuente del Barrio Alto. Los premios consistían en libros, lápices, libretas...

Por la tarde se realizaba, el ya típico, concurso de guiñote y la entrega a la pareja vencedora de dos copas, obsequio de la peña.Cuando empezaba a oscurecer se realizaba un pasacalles por la banda de música con acompañamiento de la Junta Directiva, la reina de las fiestas y su corte.

La reina solía ser, al igual que la J. Directiva, veraneante, y la corte la formaban mozas de las diferentes familias del pueblo. A las 10 se proclamaba a la nueva reina y a su corte, con la asistencia de las Autoridades civiles y eclesiásticas y la J. Directiva en pleno. El acto era amenizado por la banda de música.

En el 1967 se proclamó reina a Ma  Amparo Albiñana y corte a Dolores Pilar Vila, Mari-Gloria Sanchis, Ma Teresa Durbán, Amparín Esteban, Amparo Durbán e Isabel Durbán. Y en el 1968 de reina a Dolores Pilar Vila y corte a Pilar Martín, Pilar Gil, Vicenta Sanchis, Leonor Durbán, Angelita Durbán y Otilia López.

1967

1968

 

Como decía R. Corbín García en uno de sus poemas:

A una dama muy hermosa

se le adjudicará el cetro

y con su presentación

la fiesta dará comienzo.

   

Seis beldades torrijanas

de talle fino y esbelto

de la reina formarán

su inseparable cortejo

 

Durante este acto las escogidas iban vestidas con sus mejores trajes regionales y los estudiantes, enseñados por Cándida, deleitaban al pueblo con preciosas obras de teatro.

A las 11 actuación de los afamados Coros y Danzas de Teruel y a las 12 bailes populares.

El día 9 a las 7 de la mañana despertada con tracas y morteros. Seguidamente pasacalles con la banda de música y a las 12 disparada. A las 12'30 bailes populares y vino de honor. A las 16 entrada del ganado vacuno a la plaza para su exhibición seguido de bailes populares y por la noche concierto. A la 1 disparo de fuegos sueltos.

El día 10 despertada y pasacalles, extraordinaria disparada de tracas y refresco para las autoridades. A las 5 exhibición de ganado vacuno y baile. Como fin de fiestas gran castillo.

Los actos religiosos se celebraban por separado:

El día 8 de 1967 se bendijo e inauguró la mesa en el altar de San Lorenzo. Allí se celebraron las misas de difuntos a partir de entonces. El día 9 Rosario de la Aurora y misa en honor a San Pedro Mártir de Verona. El día 10 Rosario y misa en honor a San Lorenzo presidida por D. Arturo Montesinos Cuellar, ex Vice-Rector del Seminario Metropolitano de Zaragoza y Menor de Valencia, Profesor del Seminario de Tortosa y Becario en el Colegio Español de Roma. Seguidamente una procesión con la presidencia, autoridades, reina y corte.

Pasados unos años la peña “San Lorenzo” se disolvió y nuevamente las fiestas fueron organizadas por el ayuntamiento con la colaboración de la juventud, que por entonces formaban una asociación llamada “El Teleclub” a la cabeza de la cual estaba el cura Don Agustín, recién llegado al pueblo y joven como todos ellos.

Una innovación fue que la tarde de vaquillas se iba a pedir la llave simbólica del toril, montados en un burro y con el traje regional, a las autoridades civiles.

 

Esto duraría unos años, al igual que la anterior peña.

De ahí ya pasamos a las actuales comisiones de fiestas formadas por los jóvenes que lo deseen.  

Estas fiestas se celebraban en Agosto, pero en Septiembre se celebraban las de San Cosme y San Damián que aunque tengan menos aforo son las patronales, en las cuales se degustaban esos guisos populares, que ahora se han cambiado por ternasco, que tanto les gustaban a la gente.  

Espero que este artículo sirva para que la comisión actual pueda tomar nota de las actividades de antaño y así recuperar alguna de nuestras tradiciones.